Tigres perdona

  • Tigres no supo definir en el encuentro ante Gallos Blancos y se dividen los puntos
  • La afición queretana abarrotó las instalaciones del CEGAR

Llenó total en el Centro Gallo de Alto Rendimiento (CEGAR) donde se llevó a cabo el partido correspondiente a la primera jornada de la Liga MX femenil, en el que se enfrentaron los conjuntos Gallos y Tigres, y que terminó en ceros.

Desde el primer tiempo las universitarias se mostraron cómodas en la cancha, desbordaban con facilidad por la banda izquierda, tocaban y se movían rápido al espacio. Sin embargo, les hizo falta definición pues el balón pasaba por encima del arco de portería, no aprovecharon los errores que en un inicio tuvo la defensa de Gallos.

Minutos antes de que terminara el primer lapso, en una jugada de peligro a favor de Tigres, donde el balón iba en el aire, salió la portera queretana -Camila Franco- y en el camino chocó con una compañera, la cual quedó tendida en el pasto y tuvo que ser auxiliada por los paramédicos, quienes minutos después la trasladaron en ambulancia para recibir atención médica.

Durante el segundo tiempo Tigres siguió dominando la cancha, la escuadra queretana se mantuvo atrás en su propio campo, tratando de buscar el error para realizar un contragolpe. Tuvieron un par de jugadas peligrosas en las cuales el esférico terminó en manos de la portera, quien se mantuvo atenta a la trayectoria del mismo.

Del cuadro local, las jugadoras más destacadas fueron la arquera Camila Franco, quien salvó en repetidas ocasiones a su equipo, y Lucero Zavala, defensa que no dejaba entrar a sus contrincantes a zona de peligro. De la escuadra visitante, fue sobresaliente la labor que realizó Nayelli Rangel, quien distribuía los balones a sus compañeras, y Jaqueline Ovalle que se llevaba con facilidad los balones por la banda.

Al final del encuentro la afición queretana celebró a la portera de tan solo 14 años por su desempeño, y el equipo entero se acercó a sus seguidores para agradecerles el apoyo otorgado durante los 90 minutos.

Los encargados de la logística de Gallos Blancos tendrán que reconsiderar la sede para los partidos de la escuadra femenil, pues las instalaciones del CEGAR se vieron saturadas por los seguidores, al grado de que cerraron las puertas y hubo aficionados que vieron el encuentro desde fuera, a través de las rejas.